Ensayo y Error.

Apague su celular, por favor.

martes, agosto 22, 2006

Canción del día.


Hola, hola, qué tal? Canción del día. Qué de cosas dije en este pedazo de columna. Estuve revisando todo lo que escribí y me pregunto: ¿cómo no me han auspiciado todavía? Pa qué vamos a andar con cosas, aquí hubo frases que desbordaron el bronce, citas para doctorados y afirmaciones de bar. En fin, voy a volver como si nada. Hoy jugué fútbol con otros profes. No hice tanto el ridículo, lo cual habla pésimo del nivel del juego. Llegué a casa y me puse a escuchar música. Y ahora estoy como nerviosón por qué canción poner. Pero en honor a lo que más he escuchado en este tiempo (exceptuando la atemporal musica brasileña) (si me muero quiero que me entierren con mi colección de discos de brasil, voy a parecer micrero con tanto compact, jajaja ataúd con tag) debo decidirme por la singularmente bella Nina Simone. Poca gente cantó como ella. Reconoscámoslo. A la tipa le pasaban la polca de los perros y dejaba la cagá. Canción para hoy, querido fan, i wish i knew how it would feel it be free. Temazo. Tiene esa onda Motown y súmele el vozarrón de misia Nina y tiene un compendio de lujo para dormir tranquilo esta noche. Me despido, pero volveré, les juro que volveré...
.
.
.
Nina Simone: Antes del atardecer...

My private Idaho

No voy a entrar en detalles.

quiero un telégrafo!

Nuevamente en línea. Retiro lo dicho anteriormente. Ni tan viejo ni tan cansado. No se preocupen, chiquillos, que esta chicharra morirá cantando. O sea, no literalmente. Aunque con mi bella voz no debería de extrañarles. Pero, antes que nada o que todo, nunca le achunto a eso, debo decir que después de una introspección profunda, puedo afirmar que me puse pajero el semestre pasado. Me comió, masticó, digirió y regurgitó la máquina. Así de simple. Me dejé estar. Y es fácil, ese es el problema, es fácil dejarse estar y dejar de lado las cosas que uno quiere porque se está cansado (objetivamente). Lo heróico es seguir siendo inocente. Así que este semestre me dedicaré a volver a ser ese chiquillo carismático que era antes y que hoy he dejado en suspenso por un tiempo. Volveré a escribir un poco más y a recomendar música. Ah, y una primicia. Me voy a Brasil. Definitivo. Pisaré la tierra que me viene soñando hace tiempo. Me necesita y viceversa. Y aprovecho de visitar a mi bien querido Chico Achondo.
Ya, querido fan, fue una pequeña declaración o reafirmación de principios. Lo eché de menos y espero que volvamos a nuestras unilaterales conversaciones.

sábado, mayo 13, 2006

Qué viejo estoy

Han pasado cuatro meses y trece días desde que escribí el último post. Estoy más viejo y más sabio. El colegio a templado mi carácter y los alumnos han pisoteado mi ego como si fueran uvas y ellos quisieran tomar vino de Roger. Cosecha 80`. Gran cosecha en todo caso. Me emborracharía hasta las orejas con ella. Pero volvamos a lo otro. Dejé de escribir porque se me acabó un poco el tiempo y me bajé de la ola del blog. Ahora lo leo y me digo: qué manera de hablar hueás!!! Pero divertidas. Aquí NUNCA se abusó del lector. Siempre se mantuvo un alto nivel en la calidad de los contenidos (parezco periodista de farándula justificando lo injustificable). Bueno, voy a ver si puedo seguir escribiendo. De repente les cuento anécdotas de esos malditos demonios que intento educar. adiós.

lunes, diciembre 26, 2005

No se equivoque...

El Viejo Pascuero vota por Bachelet!

Porque dice que Piñera lo acusaría de dumping... o le pondría un royalty a nombre de "tooodos" los chilenos (una mano que roba y otra que cogotea tu salario).

miércoles, diciembre 21, 2005


Imagen Exclusiva del Atropello:

Roger cruzando inocentemente la calle mientras trotaba.

Canción del día.


Por el valle me encontré un río escondido
Me recuerdo, hacía calor pero tenia frio
Me iba a morir
Devendra Banhart
.
Devendra Bahnart es muchas cosas al mismo tiempo. Yo lo único que conozco es su grupo musical. Allá ellos con sus cosas. A mí me gusta Pensando en ti. Una tonadilla dulce como una frutilla. Y uno agradece esas cosas después de encontrarse con la muerte y verla guiñarte un ojo coqueta. No me gusta la muerte: tiene mal aliento y le faltan tetas (debería ir a nip/tuck: dime qué no te gusta de ti?). Bueno, pero yo corro mejor y le hago el quite olímpicamente. Que no sería sólo un decir pues los dioses eran inmortales. Y hay ciertas religiones que están considerando elevarme a esa categoría. En serio. Si después del choque me pregunto seriamente si no seré eterno. Así que, ya saben, si usted tiene una religión, deje su curriculum y le devolveré la llamada.
Volviendo al grupo. Me gusta la mezcla, el maridaje como diría un siútico. Es como si Los White stripes hubieran escuchado bossanova (I feel like a child). Bueno, fin del reporte. Desde el más allá, porque siempre estoy un poco más allá de ti, querido fan, se despide tu divinidad favorita.
.
Devendra Banhart: En el fondo, los americanos son dulces.

lunes, diciembre 19, 2005

Lo que no me mata, me hace más fuerte.


¡King-Kroger!
¡King-Kroger! ¡King-Kroger!
.
.
.
Más grande, más fuerte y más peludo.
Una caballero en el amor, una bestia entre las sábanas.
Uga-Uga-Uga.
.
(Incluye pilas y su novia de regalo, que en el fondo son las pilas porque por ella me muevo en este mundo...)



viernes, diciembre 16, 2005

Noticias al instante

¡¡¡ME ATROPELLARON!!!!!
.
.
...pero sigo vivo. Se necesitan 10 legacys y un camión para pretender hacerme daño. Eso de ser porfiado o testarudo es algo holístico en mí.

martes, diciembre 13, 2005

Eternoretornógrafo

El joven poeta murmuró cerrando el libro de Apollinaire: "Este sí es un poeta..." Y Apollinaire, el soldado polaco Wilhelm Apollinaris de Kostrowitzky, enterrado hasta la cintura en el fango de la trinchera cerca de Lyon, mirando la noche estrellada del 4 de agosto de 1914, la tierra seca, florecida de estacas y alambre de púas, sembrada de minas esa noche de 1914, mirando las bengalas azules, rojas, verdes en el cielo envenenado por los gases apretó el húmedo librito de Rimbaud mientras sobre su cabeza pasaban silbando los obuses. Y Rimbaud, haciendo sus maletas en Charleville, echó junto a su ropa los versos de Villon. Y Villon, el doce veces condenado, el apócrifo, el inédito, pen- só ante el patíbulo en las tres cosas que más había amado: su mujer Christine, su leyenda, la de él, la de Villon, y el borroso recuerdo de unos versos que hablaban de la noche del 711 en que Taric se apoderó de Gibraltar. Y el sombrío poeta árabe que escribió aquellos versos la noche del 711 apoyándose en la cimitarra imitaba los versos que su abuelo le leía en la lejana Argel; y el abuelo de Argel había leído a Imru-ul-Qais, al que Mahoma consideraba el primer gran poeta árabe; lo había leído una interminable jornada en el desierto de Sahara más húmedo ahora que entonces en la lenta marcha de los camellos y las teas encendidas. Y es probable que Imru-ul-Qais escribiera en la lengua de Alá imitaciones de Horacio, y Horacio admiraba a Virgilio, y Virgilio aprendió en Homero, y Homero, el ciego, repetía en hexámetros los extraños poemas que se susurraban al oído los amantes en las estrechas calles de Babilonia y Susa, y en Babilonia y Susa los poetas imitaban los versos de los hititas de Bog Haz Keui y de la capital egipcia de Tell El Amarna, y los poetas del 4000 a.n.e. imitaban a los poetas del 5000 a.n.e. hasta que el hombre de Pekín, en la húmeda caverna de Chou- Tien viendo arder lentamente sobre las brasas el anca de un venado, gruñó los versos que le dictaba desde el futuro un joven poeta que murmuraba cerrando un libro de Apollinaire.
.
Luis Rogelio Nogueras - Cuba - 1945-1985 - De su libro Imitación de la vida (1981).
.
Me dio lata cortar los versos, pero se lee igual de bien.